Cómodas

Un mueble útil y tradicional que no debe faltar en un dormitorio, es la cómoda. Sin embargo esta hermosa pieza puede ser protagonista de otros rincones, ya que no es necesario que la coloques exclusivamente en tu habitación, su elegancia puede vestir otros espacios de la casa, aportando personalidad y convirtiéndose en ese mueble especial que atrae todas las miradas.

La cómoda, tal como la conocemos hoy, nació en el siglo XVIII, sin embargo sus orígenes se sitúan en la Edad Media y en los baúles donde la nobleza guardaba sus pertenencias. A estos cofres, con el tiempo se le añadieron patas para elevarlos y hacerlos más cómodos, y más tarde cajones y compartimentos, para hacerlos más prácticos. Así nació una pieza indispensable, a la que ni el paso de los años o la aparición de otros muebles, han hecho que pierda su valor, aunque sí se ha modificado sus formas y acabados de acuerdo a las tendencias.

Los modelos actuales reinterpretan los diseños clásicos con acabados actuales, como colores metalizados, espejos, lacas… Por lo que resultan ideales para actualizar la decoración del dormitorio y de otros ambientes como el salón o comedor.

Las cómodas de estilo Luis XV pueden ayudarte a crear una mezcla de estilos en tu hogar, en blanco para las decoraciones clásicas o en un arriesgado color rojo para las viviendas de estilo muy actual.

Una de las tendencias más actuales en lo que se refiere a cómodas, es el acabado plateado metalizado en piezas de estilo clásico.

TIPOS DE CÓMODAS

La palabra francesa Commode, indica tanto una cómoda en sentido francés como un mueble que se abre por medio de puertas.

Cómoda escritorio. Se llama así a las cómodas que tienen un tablero abatible encima de los cajones. La cómoda, en vez de acabar en los laterales, continúa más allá de los cajones, con una forma trapezoidal y , entre las 2 partes se inserta una mesa inclinada, unida por bisagras o por pernos, que es la tapa del escritorio. Este sistema se ha seguido en todos los estilos, a partir del siglo XVII. Las cómodas-escritorio se llaman también escribanías, porque la función de la tapa del escritorio, una vez abierta, es la de un tablero para escribir.

Cómoda de Soltero. Cómoda con 3 o más cajones, que se caracteriza por tener un panel extraíble metido debajo del tablero y que se utilizaba como tablero de apoyo para escribir. Este tipo de cómoda, corriente en Inglaterra a finales del XVIII, se hacía también en la Italia meridional entre la primera y la segunda mitad del siglo XIX, en modelos sencillos y sobrios.

Los expertos creen que la cómoda puede derivar del arcón, del bargueño o de la parte baja del armario. Es un mueble en forma de paralelepípedo que encierra 3 o 4 series de cajones superpuestos. Se difundió a finales de 1500 y pronto se generalizó su uso con nombres distintos y locales: Cómoda, cajonera, canterano… La cómoda es práctica y elegante y, al sustituir a los arcones y a los cabinets, en el siglo XVIII se convierte en una de las piezas básicas del mobiliario aristocrático francés.

Desde la época de Luis XIV hasta nuestros días se suceden distintos tipos de cómoda, todas netamente caracterizadas:

La Cómoda Luis XVI tiene 3 o 4 filas de cajones, con montantes y patas rectas, igual que el frontal. El plano es de mármol, mientras que la ornamentación puede ser de marquetería BOULLE con cobre y concha de tortuga o inspirado por Berain, con talla de madera teñida con flores de jazmín, o con un sencillo chapado.

La Cómoda Régence, en tombeau, tiene 3 filas de cajones separados por travesaños y los montantes y el frontal perfilados forman un mueble panzudo, con fallebas de bronce dorado en las esquinas y también ricos bronces en los pies y en los cajones, seguirá de moda hasta el reinado de Luis XVI.

La Cómoda de 2 cajones, con patas esbeltas, aparece en 1730 y es una creación del ebanista Charles Cressent, al principio con un travesaño entre los 2 cajones. Los modelos más Áulicos y monumentales se caracterizan por una ornamentación tallada sobre los montantes laterales del frente, con amorcillos, máscaras, guirnaldas repletas de flores y frutas., se llaman a bambocci y se difunden en las regiones italianas de Lombardía, Liguría y Toscana.

Los pies son de ménsula, con doble voluta de acanto, pero también pueden ser de garra de león o de animal. Los espejos frontales o laterales de las gavetas van adornados con complicadas molduras o encastrados, sobre todo en la zona de Génova. Llevan simples tiradores de hierro forjado o de bronce o paneles en forma de cabeza tallada en la madera.

La Cómoda Chiffonniere, que aparece también bajo el reinado de Luis XV, es un pequeño mueble estrecho con cajones, que conserva los travesaños tradicionales entre los 3 cajones. En la época de TRANSICCION, las líneas verticales se enderezan, mientras que las patas siempre altas, continúan siendo ligeramente sinuosas. Un resalte central rompe la monotonía del frontal, demasiado recto, mientras que los motivos cúbicos, los romboidales y las grecas sustituyen a las taraceas florales del estilo LUIS XV.

La cómoda Luis XVI concluye la evolución a la línea recta. Las patas son más cortas y un cajón suplementario en el faldón hace que el conjunto de la caja resulte más bajo. Un perfil semiesférico, de bronce dorado separa a veces los cajones del travesaño superior, aligerando el aspecto del mueble. Para los chapados, se usan maderas unidas, como la caoba, o taraceas geométricas sumamente discretas. Desaparecen los bronces o se vuelven más sobrios.

La cómoda de media luna apareció bajo el reinado de luis XVI. Es un mueble funcional y decorativo. A veces, salen por toda la fachada abombada compartimentos o estantes por todas partes para bibelots.

La Cómoda imperio recupera el equilibrio macizo de los 3 cajones con pies de garra y montantes rectos con cabezas de esfinge o de columnas separadas. El frontal es rectilíneo y vuelven los travesaños entre los cajones.

La Cómoda Carlos X conserva este perfil macizo animado por el uso de maderas amarillas, enriquecidos por encajes de marqueterías oscuras.

La Cómoda Luis Felipe, mueble burgués por excelencia, tiene el aspecto de una sencilla arca con travesaño superior de garganta que oculta un cajón. Lleva un chapado de caoba o de cerezo silvestre, con el tablero de mármol claro.

En la época de Napoleón III, se imitan las cómodas LUIS XIV, LUIS XV y LUIS XVI, entre las creaciones se encuentran cómodas de madera ennegrecida de haya, enriquecidas con madreperla y con románticos motivos florales de colores alegres.

Ruhlmann, volvieron a poner de moda la cómoda de refinada ebanistería en forma de cofre abombado sobre patas esbeltas. Las cómodas regionales francesas son de madera maciza y sin taraceas. La ornamentación consta de molduras o de esculturas más o menos elaboradas., no tienen bronces y la encimera es de madera.

 

Leave a Reply