Decoración árboles

Los árboles están junto al ser humano desde el principio de la historia. Sus beneficios son conocidos y aprovechados desde hace miles de años: Árboles Frutales, Árboles de Ornamento en el jardín, Árboles en la Naturaleza…

Su papel en la naturaleza es bien conocido por todos y resultan absolutamente esenciales para la vida en este planeta. En el jardín son un componente fundamental.

Utilidades de los árbole

Proporcionan sombra: Necesitamos su sombra.

Humedecen el ambiente: Las plantas están constantemente soltando vapor de agua por las hojas. Este fenómeno se llama transpiración. Refrescan el aire, lo humedecen y nosotros nos beneficiamos de ello.

Oxigenan el aire: Una encina, de mediano tamaño, produce diariamente oxígeno para 10 personas. El dato lo dice todo. Los árboles, con su gran masa de hojas, producen oxígeno que necesitamos todos.

Disminuyen la contaminación: Retienen en sus hojas el polvo y las partículas que flotan en el aire. Gracias a esto no las inhalamos al respirar. En otoño cuando tiran las hojas, éstas se recogen y van al vertedero, llevando con ellas el polvo contaminante. Hay datos de las toneladas y toneladas de polvo y todo tipo de partículas que retienen los árboles urbanos.

En las ciudades abundan los gases debido a los coches y a las calefacciones en invierno. Los árboles limpian el aire de las ciudades.

La lluvia ácida es un caso especial de contaminación de origen industrial. Es producida, principalmente por las centrales térmicas. Está afectando a grandes masas de bosques en los países industrializados. El fenómeno consiste en: los ácidos sulfúricos y nítricos que se forman en la atmósfera caen sobre las hojas de los árboles con la lluvia, bloqueando los poros de éstas. La acidez, además, seca y produce la caída de las hojas.

Reducen el ruido: Esto es otra cosa muy buena porque aíslan, en gran medida, a nuestros jardines del ruido exterior.

Producen alimento y muchos recursos más: Los frutos de muchas especies son comestibles para las personas y los demás seres vivos.

Son refugio de animales.

Son bellos: Ya eran apreciados desde las primeras civilizaciones como elemento ornamental por sus formas, el color de las flores y de sus hojas.

Griegos y romanos los cultivaron con profusión en las urbes y villas privadas. El aroma de muchos de ellos, tanto hojas como flores, es otra cualidad a destacar.

Los árboles en el diseño del jardín sirven para:

Pantallas a modo de setos altos o como masa cortavientos.

Para crear fondos con masas de árboles.

Para hacer grupos de 3 ó 4 ejemplares o grandes masas.

Para alineaciones a cada lado de un camino, que dan sombra al los paseo.

Para plantar aislados, como ejemplar solitario, y así poder observar claramente toda su belleza. Imagínate un Olivo centenario plantado solo, sin otros árboles o arbustos al lado. Así se puede apreciar perfectamente, sin interferencias, su tronco y su porte añejo.

Para conectar con el paisaje de los alrededores. Así el jardín se relaciona, se funde con el entorno natural en el que está.

Árboles que tienen una simbología especial.

Árboles para los distintos estilos de jardines: especies idóneas para un Jardín Clásico, para un Jardín Árabe, para un Jardín Romántico…

Fíjate que cantidad de usos y utilidades tienen estas maravillosas plantas. Por algo son y han sido tan apreciados y cultivados desde siempre.

Conócelos, verás lo interesante que resulta identificar las especies que te rodean en tu ciudad o pueblo o por donde quiera que viajes. Valora los ejemplares viejos e históricos y recréate en todos y cada uno de sus detalles: estética, simbología, utilidad…

Leave a Reply