Decoración de cocinas

La cocina se ha convertido no sólo en el lugar donde se cocina, sino también donde se come y en un lugar de reunión para la familia. Ante todo debe ser un lugar de trabajo funcional.

La mezcla de colores y materiales hará que podamos crear un espacio cálido y acogedor.

Por seguridad, no coloques nunca la zona de cocción junto al fregadero. Puede ocasionar accidentes.

Recuerda que el agua se lleva mal con la electridad y puede apagar el fuego.

Lo más cómodo es dejar a ambos lados de la placa, encimera libre para usarla como lugar de trabajo.

Si no tienes espacio en la cocina para una mesa, puedes poner una encimera con menos fondo y taburetes para comer o desayunar. Si tu cocina tiene forma de pasillo y no te caben muebles a ambos lados, puedes poner en uno de ellos muebles altos, que tienen menos fondo. Se les puede poner patas y ganarás espacio para guardar las cosas. Si te caben muebles de 60 a ambos lados, pero no una mesa, puedes combinar ambas soluciones. Coloca muebles altos, y sobre éstos una encimera normal de 60. Así, no renuncias a los muebles y te queda un mostrador para comer.

Si tienes una ventana, aprovecha para colocar debajo el fregadero o el rincón para comer.

Planifica bien los enchufes. Pon siempre alguno de más para los pequeños electrodomésticos, como la batidora o la tostadora.

Pon un especial cuidado en la elección de la encimera. Esta además de decorativa tiene que ser muy funcional. Las encimeras de granito y mármol, suelen resultar más caras, y además, pueden decolorarse fácilmente con determinadas sustancias. Una buena opción es la madera, ya sea multicapa, chapada o madera maciza. Aunque es más caro que otras opciones, da mucha calidez al ambiente, son resistentes  y de fácil mantenimiento. Las laminadas se rayan con facilidad y no aguantan bien el calor. Los materiales sintéticos, como el silestone y el corian, dan muy buen resultado y son muy resistentes. Otra buena opción son las encimeras de obra revestidas con azulejo. En este caso, procura que te tiñan la huella en un color que combine con el azulejo, así no se manchará tanto. Es ideal para ambientes rústicos.

Los muebles de cocina también se presentan en diversos acabados. Los laminados sintéticos o estratificados dan un buen resultado, pero con el tiempo, pueden llegar a levantarse. Los laminados metálicos o de acero inoxidable también dan un buen resultado, pero suelen ser más caros. Para que el ambiente no sea demasiado frío si eliges esta opción, combínalo con encimeras de madera, o usa colores cálidos para los revestimientos. Los muebles lacados te dan la oportunidad de elegir el color que desees, ya sea brillante, mate o satinado, pero son sensibles a las rayaduras. La madera da un ambiente muy cálido, pero si no está conveniente tratada, pude ser sensible al calor, la humedad o la luz del sol. Como ves todos los materiales tienen sus ventajas o inconvenientes. Piensa en el ambiente que le quieres dar a la cocina y hasta que punto vas a utilizarla, y ello te ayudará a elegir el material más indicado para tu caso.

La luz es muy importante en la cocina. Ten cuidado con los halógenos, ya que pueden cambiar el color de la comida. Lo mejor es colocar Downlight empotrables, que dan mucha luz. Si tienes techos altos, prueba a poner una lámpara como la que pondrías en un comedor. Le dará el toque definitivo a la cocina.

Una opción que no debes olvidar son las cocinas de obra. Se hacen totalmente a medida, con el acabado en puertas que tú quieras, y te saldrá más barato que una cocina a medida en muebles normales. Esta opción está especialmente indicada para cocinas con muchos recovecos o medidas especiales, ya que te ayudará a aprovechar el espacio. También si buscas un estilo rústico.

Recuerda que el único revestimiento para las cocinas no es el azulejo. Puedes estucarla, usar papeles pintados, o combinar varios materiales. Una buena idea es alicatar sólo una franja en la zona de trabajo, que es donde se acumula más grasa, y el resto prueba a pintarlo con pintura acrílica o a estucarla. Conseguirás un ambiente mucho más cálido y original. En el suelo, además de poner gres, puedes poner laminados de madera especiales para baños y cocinas. El barro cocido no es demasiado aconsejable, ya que necesita mucho mantenimiento y las manchas de grasa son más difíciles de limpiar.

Si usas pintura, podrás renovar la cocina sin grandes gastos y sin engorrosas obras. Sólo tienes que cambiar el color de la pintura y la cocina tendrá un aire totalmente diferente. Si eliges azulejos para la zona de cocción, elige un color neutro para que puedas pintar en el color que más te guste.

Leave a Reply