Decoración macetas y jardineras

Eligiendo las macetas adecuadas podemos darle nueva vida al jardín, y así ver realzados toda la belleza y esplendor de nuestras plantas. Hay macetas de distintos materiales, y cada una se adapta mejor a los distintos espacios de la casa.

Este es un dato importante a la hora de la compra: Paraplantas de exterior, los mejores materiales son los más resistentes como el hormigón y las resinas plásticas o de vidrio, que toleran muy bien las lluvias, vientos y condiciones climáticas extremas.

Aunque no son tan fuertes, las macetas de cerámica también son una buena opción para tener en el jardín, pero su durabilidad será mucho mayor si las usas para las plantas de interior. Pero no siempre es necesario comprar macetas, porque puedes reutilizar recipientes de vidrio, plástico y aluminio y convertirlos en bellísimas y originales macetas que nada tendrán que envidiar a los modelos que están en el mercado.

Es fundamental también escoger correctamente el tamaño de la maceta de acuerdo a la planta cultivada: La raíz jamás debe quedar comprimida en una maceta demasiado chica, porque esto podrá perjudicar su crecimiento y favorecer una posible deformación.

Aunque no existe un consenso sobre la proporción ideal, una medida bastante recomendable es adoptar una maceta cuyas dimensiones correspondan a un tercio de la planta.

Consejos sobre macetas y jardineras

Las macetas o jardineras de plástico no es conveniente usarlas a pleno sol porque se recalientan mucho y podrían afectar a las raíces.

En las tiendas de segunda mano y en los rastrillos puedes encontrar tiestos baratos, originales y con esa patina del tiempo.

Puedes instalar cestas colgantes y cultivar ahí especies creando una atmósfera tropical.

Las ventanas son ideales para cultivar flores olorosas y herbáceas aromáticas. El perfume invadirá la casa, sobre todo si las jardineras en el alféizar están plantadas muy densas.

No emplees tierra de jardín para las macetas porque contiene mucha arcilla, se compacta, lleva hongos y malas hierbas. Compra substratos de calidad.

Mezcla perlita con el sustrato que compres, proporcionará aireación y retención de agua. Otro material muy bueno para mezclar en sustratos es la fibra de coco.

No olvides depositar en el fondo de la maceta o jardinera, sobre los agujeros, grava, arcilla expandida, trozos de cerámica rota… y así no se atascarán los agujeros de drenaje.

En un espacio tan pequeño como es el de las macetas hay que prestar mucha más atención al riego y al abonado que si estuviera plantada en tierra.

En maceta de terracota o de barro se evapora más agua que una de plástico por lo que hay que regar más.

El riego por goteo automático en macetas y jardineras es bueno, especialmente si vas a ausentarte.

Para saber si hay que regar o no tus plantas en maceta, introduce el dedo en la tierra y comprueba si está húmeda.

Existen en el mercado unos instrumentos medidores de humedad que se clavan y dan una buena orientación.

Las macetas pequeñas se riegan con más frecuencia que las grandes.

El principal error en el cultivo en maceta es el exceso de riego que pudre las raíces.

Una planta encharcada sácala de su maceta e intenta secar la tierra envolviendo el cepellón con papel de cocina absorbente.

Muchas plantas tienen una época de reposo en el año, que puede ser el invierno, donde el riego debe ser mínimo o nulo.

Si hay viento caliente en verano, riega a diario las macetas y jardineras debido a que se secan en pocas horas.

Para macetas y jardineras puedes emplear fertilizantes líquidos cada 15 días desde finales de invierno a principios de otoño, y el resto del año, una vez al mes, y fertilizantes de lenta liberación.

La sobredosis causa más daño a las plantas que no fertiliza en absoluto.

Cuando la tierra de las macetas está muy apelmazada, lo mejor es coger un tenedor y remover la tierra. Con esta operación facilitarás la penetración del agua de riego y las plantas se desarrollarán mejor.

Una manera de oxigenar la tierra y aportarle nutrientes es echando una o 2 lombrices en la maceta.

Si tus plantas tiene manchas producidas por la cal del agua, frótalas con un paño humedecido en vinagre y luego acláralas rápidamente con agua mineral, agua destilada o de lluvia.

Retira flores a medida que se vayan marchitando y hojas secas.

Cada año o cada 2 años, según la especie, cambia la maceta por otra un poco más grande.

Si no cambiaste la tierra de la maceta en los 2 últimos años, sustituye los primeros cm de sustrato por uno nuevo.

Esto es frecuente cuando se trata de plantas muy grandes que no se trasplantan.

Leave a Reply