Detalles para personalizar la decoración

Para que la casa sea realmente un hogar, necesita de una decoración de interiores cargada de detalles íntimos,
con fotos y recuerdos.

Personalizar tu hogar consiste en añadir toques finales a la decoración de los espacios  después de haber pintado las paredes y colocado los muebles en su lugar.

Cuelga obras, cuadros o espejos en las paredes. Elige piezas que contengan colores, temas, o contenidos similares a la habitación en la que van a ser colgadas.

Por ejemplo, una sala de estar contemporánea decorada con paredes color marrón chocolate, bordes y muebles blancos, podría tener una imagen de una mesa blanca con un jarrón de color verde lima y una sola flor blanca.

Cuelga 2 o 3 imágenes entre medianas y grandes juntas, o una agrupación de pequeñas imágenes, al nivel de

la vista desde una posición de pie o sentado.

Personalizar las paredes o los muebles con nombres propios, citas famosas, extractos de poemas o palabras sueltas es una prueba de una casa vivida.

Si además se hace a mano le imprimirá un carácter único y exclusivo. En la decoración de interiores, cualquier toque personal es válido siempre y cuando lo armonices, no sólo con el hogar, sino con tu forma de ser y sentir.

Otros detalles que personalizan los espacios son las lámparas de pie o las de mesa para iluminar rincones oscuros de la habitación.

Por ejemplo, usa lámparas antiguas con diseños florales pintados a mano para un salón estilo victoriano o un dormitorio.

Sitúa un grupo de velas en una mesa auxiliar, en una mesa de noche, repisa o un estante. Elige aquellas que sean perfumadas o de color o según el efecto que desees.

Despliega una colección de adornos, cuadros, estatuas, jarrones u otros artículos preciados. Crea un grupo de elementos similares con diferentes alturas, anchos o texturas para que se vean bien juntos y al mismo tiempo creen equilibrio e interés. Cada elemento debe ser claramente visible dentro del grupo.

Incluye textura en tus accesorios. Logra esto con una alfombra de un color neutro para una habitación moderna, o una alfombra con un diseño interesante en una habitación sencilla. Arregla las sillas, un sofá o la cama con cojines de
diferentes tamaños y colores.

Utiliza flores y plantas naturales. Por pequeño y discreto que sea el ramo, las flores, o incluso unas ramas de hojas verdes, llenan de colorido y vitalidad cualquier rincón de la casa. Sobre una mesa de centro, en el comedor o en las  mesas auxiliares, los arreglos naturales no pueden faltar. Un consejo: si vas a colocar más de un ramo en el mismo ambiente, procura que sean iguales o que sus colores armonicen.

Las plantas son sinónimo de naturaleza y de frescura. El nexo de unión con el exterior. Separan ambientes, dan alegría y color a cualquier rincón, purifican el aire y aportan humedad. Grandes o pequeñas, las plantas te ayudan a revitalizar la decoración de habitaciones sobrias y excesivamente funcionales.

Así mismo  añade el sonido del agua con una fuente dentro de casa. Nada da más vitalidad que el agua, el símbolo de la vida, que limpia, purifica y, según el Feng Shui, elimina la energía negativa. Además, su sonido tiene un efecto tranquilizador y refrescante.

Utiliza papel vinil

Las aplicaciones en vinilo son una de las tendencias que, poco a poco se vienen imponiendo. Sus ventajas son claras: fáciles de colocar, económicos y una gran variedad de propuestas y colores para personalizar las diferentes habitaciones de tu casa.

Cuándo decidimos aplicar diseños de vinilo a la decoración de nuestros hogares debemos definir primero el lugar donde lo vamos a colocar. El diseño se debe adaptar a nuestro hogar y no nuestro hogar al diseño.

El estilo tiene que estar en armonía con el tamaño de la habitación, combinar con la paleta de colores.

Es importante saber que el vinilo se puede aplicar tanto en pared como en muebles, objetos y vidrios..

Generalmente, este tipo de papel tapiz es autoadhesivo, y está protegido con una capa de vinilo que asegura la permanencia del diseño en el tiempo, además de ser lavable. Aunque el pegamento es lo suficientemente resistente para que el papel se adhiera a la pared, sus componentes evitan que haya daños en la pintura que queda por debajo, por lo que cuando desees removerlo podrás contar con una pared con la pintura intacta.

Leave a Reply