El pensamiento, una flor ideal para el invierno

El pensamiento, cuyo nombre científico es Viola tricolor L , se trata de una planta semiperenne muy apreciada ya que resiste muy bien las frías temperaturas del invierno, requiere unos cuidados extremadamente sencillos y su variedad de tonalidades la hacen favorita frente a otras especies.Es fácil de cuidar y crece rápido, pero como máximo alcanza 25 cms. de alto.

En cuanto a las variedades, existe gran número de ellas:
· La variedad “Daisy Rosa” es bianual, de aspecto compacto, muy florífera y resistente al calor. Tiene una flor grande, con mancha, bien separada del follaje. Se usa en bordes, orillas, macizos, macetones y jardineras.
· Las variedades “A Flor Grande Azul”, “A Flor Grande Amarilla” y “A Flor Grande Roja” son rústicas y muy floríferas. Sirven para hileras, macizos, macetas y jardineras.
· La “A Flor Grande Variada” es vigorosa, de aspecto compacto y tiene grandes flores manchadas. Sirve para macizos, linderos, macetas y jardineras.
· La “A Flor Grande Violeta” es una bianual que alcanza los 15 cm. de altura; de aspecto compacto y muy florífera. Resiste bien el calor.
· En el grupo de los que tienen flores grandes están también las variedades “Majestic Giants”, “Queen of the planets”, “Roggli (swiss) Giants”, “Azure Blue”, “Sunny Boy” y “Jumbo”.
· En el grupo de floración invernal están las variedades “Helios”, “Floral Dance” y “Celestial Queen”. Se siembran a fines de primavera para empezar a florecer a fines de otoño.

A continuación le ofrecemos información con respecto a sus cuidados. Se trata de una flor de exteriores que necesita iluminación y suelo húmedo, por lo que debe regarse regularmente.La etapa que corresponde a su floración es la que abarca los meses otoñales pero continúa hasta bien entrada la primavera. Con la llegada de las temperaturas cálidas comienzan a marchitarse, así pues, con la llegada del verano, su aspecto será decaído y mustio. Quite las flores muertas para mantenerlas floreciendo. Los pensamientos plantados en el otoño sobrevivirán el invierno y luego florecerán otra vez con el clima fresco de la primavera.

Los pensamientos necesitan de suelos ricos en nutrientes para su buen crecimiento y floración. Hay que procurar que la tierra en la que crecen esté siempre húmeda pero también hay que prestar atención para que los suelos no se encharquen. Una recomendación: no riegues más de lo necesario porque sus tallos se pudrirán en la superficie del suelo.

En cuanto a los peligros que tienen que ver con plagas, es una flor muy propensa a ser atacada por los pulgones. Para evitarlo podemos rociar los pensamientos con insecticida casero. Otro enemigo habitual de la flor es un hongo llamado oídio que hará que la planta adquiera un color similar al blanquecino. Si nuestras flores son colonizadas por este hongo, no merece la pena gastar dinero y esfuerzos en adquirir fungicida, ya que sale más barato comprar plantas nuevas.

La gran variedad de esta planta a través de las mutaciones de la viola tricolor, produce muchos tipo de pensamiento, siendo muchos los colores y tamaños que podemos encontrar en viveros.

Leave a Reply