Tener una vivienda por menos de 4000€ es posible gracias a la impresión 3d

En la zona rural de El Salvador, una familia que vive con uno con noventa dólares americanos al día podría vivir en una casa improvisada con pisos de tierra, paredes delgadas y sin agua corriente. Mas el año próximo, docenas de esas familias se mudarán a una de las primeras comunidades de casas impresas en 3D del planeta.

New Story, una organización sin fines de lucro con sede en Silicon Valley cuyos líderes han pasado los últimos años replanteándose de qué forma edificar residencias seguras para quienes viven en la pobreza extrema, trabajó con Icon, una compañía de tecnología de la construcción, para crear una impresora 3D que puede edificar una casa en un día por más o menos cuatro mil dólares estadounidenses. La impresora, llamada Vulcan, va a ser presentada el día de hoy en SXSW, así como una casa impresa en 3D que ahora se halla en el patio trasero de Austin.

New Story trabajó previamente para edificar de forma rápida casas de bajo costo en lugares como Haití, donde otros sacrificios de construcción fallaron tras el seísmo de dos mil diez, y El Salvador. Mas la organización sin fines de lucro se percató de que ni tan siquiera el proceso más eficaz de la construcción tradicional podía satisfacer el número de residencias que se precisaban. “Pensamos, ¿de qué manera sería tener más de un avance exponencial para un reto tan grande? afirma el CEO Brett Hagler.

El equipo marcó 3 tantos. Primero, deseaban reducir significativamente el costo de edificar una casa, si bien las casas que estaban edificando en la actualidad -con paredes de hormigón y un diseño simple- ya eran de bajísimo costo, a seis mil quinientos dólares americanos. Asimismo deseaban que la construcción fuera más veloz, al paso que mejoraban la calidad de la residencia final.

Tras 7 meses de investigación en múltiples formas de solucionar el reto del diseño, llegaron a la impresión en 3D. Actualmente las impresoras 3d profesionales son de ruducido tamaño de impresión a comparación de cientos de metros para realizar una vivienda, impresoras como la Tresdpro R1, una impresora 3d profesional tiene un tamaño de impresión 3d de 22x25x22 cm. para que nos hagamos una idea. Cuando se enteraron por vez primera de la tecnología, Hagler dice: “Estábamos muy incrédulos de la aptitud de esto. Se precisó mucha investigación y mucha diligencia para descubrir que podía solucionar esas 3 cuestiones de diseño”.

La casa impresa en 3D podría valer tan poco como tres mil quinientos dólares americanos. Al tiempo que el diseño humano actual de la organización tarda entre trece y veinte días en construirse, la versión impresa en 3D va a tardar entre doce y veinticuatro horas. Debido a que está construido utilizando software, es posible ofrecer a las familias opciones para diferentes diseños, en dependencia del tamaño de la familia. Asimismo va a ser posible iterar de forma rápida en el diseño haciendo cambios en el software.

Al tiempo que otras empresas de nueva creación trabajan en la tecnología de impresión en 3D para la construcción de residencias, otras se dirigen a los usuarios con mayores ingresos, no a quienes viven en las condiciones más pobres del planeta. “Pensamos, vale, ¿y si los últimos mil millones no fuesen los últimos en percibir esto, sino más bien los primeros en recibirlo?”, afirma Hagler. “Tenía sentido que tratásemos de saltarnos lo que pasa a nivel nacional, por el hecho de que nuestros hogares son tan simples.”

El hardware de la nueva impresora 3D es afín al de otros equipos en desarrollo, mas construido para caber en un camión, con lo que puede transportarse de manera fácil a las zonas rurales, y es perdurable, con lo que puede subsistir a los viajes largos y a las duras condiciones. La impresora emplea un mortero que se puede localizar en cualquier parte, y los cimientos de hormigón son exactamente los mismos que los que New Story ha estado instalando en áreas recónditas para sus casas originales.  La una gran diferencia entre el contexto de un planeta desarrollado y el de un planeta en desarrollo es que se dispone de un conjunto considerablemente más limitado de materiales con los que trabajar”, afirma Jason Ballard, cofundador de Icon Technologies.  Primeramente, solo por el acceso, desea limitar su mezcla de materiales a cosas que podría localizar de forma muy omnipresente en el mundo entero. Y asimismo deseas eludir materiales costosos”.

La imprenta, puesta sobre raíles, proyecta el material de específico en capas para edificar pisos y paredes, que se marchan endureciendo conforme avanza, para edificar una casa de seiscientos a ochocientos pies cuadrados de una sola planta, con 2 recámaras, una cocina y un baño. (El techo no está impreso en 3D.) El resultado es eficaz en el empleo de la energía y resistente a las tormentas. “Hay inconvenientes esenciales con la fabricación usual de palos que la impresión en 3D soluciona, aparte de la asequibilidad”, afirma Ballard. “Se consigue una alta masa térmica, una envoltura térmica, lo que la hace considerablemente más eficaz energéticamente. Es considerablemente más resistente”.

El proceso requiere menos trabajo, evidentemente, que la construcción tradicional: Cada casa puede ser construida por 2 o bien 4 trabajadores. Para New Story, que ha usado la construcción como una forma de suministrar trabajos locales anteriormente, eso fue “algo con lo que debimos batallar un tanto”, afirma Hagler. “Mas debemos ser fieles a nuestra misión primordial, que es trabajar con familias que viven en las peores condiciones sin un cobijo seguro y sin mudar eso”. Asimismo se percataron de que si pueden lograr su costo objetivo, pueden duplicar o bien multiplicar por tres el número de residencias que construyen; pese a que cada casa requerirá menos mano de obra individual, el proceso proseguirá dando puestos.

“Asimismo está proveyendo un tipo avanzado de trabajo técnico, lo que ahora no hacemos”, afirma. “Pensamos que eso va a mejorar la posición[de los trabajadores] para lo que va a venir en los próximos diez o veinte años con la IA y la robótica. Sería increíble si la gente de nuestras comunidades ya supiese de qué forma trabajar con todo eso”.

En Austin, el equipo de 3D imprimió la primera casa en el patio trasero de una casa transformada que sirve como espacio de oficina compartido para Icon y un arquitecto técnico y desarrollador. El personal de Icon planea emplearlo como una oficina, a fin de que puedan probar pasar largos periodos de tiempo en el espacio, y ajustar el diseño conforme sea preciso. El equipo asimismo va a hacer ciertas mejoras de ingeniería a la impresora y la va a probar para determinar la seguridad en el caso de seísmo (la casa de Austin es ya la primera en ser tolerada conforme las reglas de construcción de los E.U.). A fines de este año, van a traer la impresora a El Salvador, imprimirán ciertas casas de prueba, y por último imprimirán una comunidad de cincuenta casas.

Fuente: https://www.aljazeera.com/programmes/countingthecost/2018/07/printing-homes-3d-printed-houses-change-world-180722081917866.html

 

Leave a Reply